Donde todo empieza

Hay una canción de Fito y Fitipaldis que dice este verso: "porque todo empieza cerca del final". Ayer cumplí años, ese día marcaba el final de una etapa que había durado 365 días, la que he pasado para completar 51 años de vida. Ayer celebré un final que se une misteriosamente con el empezar hoy. Es quizás una clave para entender que nada se queda inmóvil.

Esta canción habla de pérdidas, tiene un tono melancólico cuando habla de quien ya no está donde estuvo en otro tiempo, pero acertadamente la música expresa un sentimiento positivo en su título: Donde todo empieza.

A todos los cariños que guardo en mi corazón y que no son noches, afortunadamente, sino amaneceres.

 

Anuncios
Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

Carta al arco iris

 

La primavera se vuelve escurridiza, no es un tiempo para aquellos que gustan quedarse plácidamente sentados en el sofá de casa. Sus combinaciones y propuestas de cosas tan variadas hacen que no podamos hacer pronósticos certeros sobre lo que va a pasar. Se abren pues en su seno momentos de magia inesperados y sorprendentes.

Esta tarde, casi a la puesta de sol, salimos a caminar entre gente despistada por lo variable del cielo, asediada por un viento que cada vez se hacía más frío e inclemente, así algunos iban guarnecidos con su bufanda, mientras las chicas que siguen los decretos del calendario y llevan su pantalón corto y la blusa de tirantes, padecían con estoicismo la repentina frialdad. Incluso la lluvia ha aparecido, cuando todavía el sol nos miraba desde muy alto, iniciando su declive. Una cortina de agua asperjaba el paisaje urbano, de ir y venir, proponiendo ese aroma particular que emerge de inmediato, parecido al canto melódico de un andante sinfónico que sucede a un vibrante allegro vivace.

La multiplicidad de fenómenos que se producen a un tiempo, las coincidencias espontáneas, vuelven a provocar los sentimientos mas imprevisibles. De repente uno quiere captar el instante, atraparlo, ser capaz de recogerlo en un frasquito de cristal para conservarlo, por ello muchos se han detenido para sacar ése que casi todos llevamos en el bolsillo, una pequeña cámara, que al tiempo sirve para hablar por teléfono, y así llevarse a casa tu aparición tan majestuosa, la que nos regalaba el cielo de un extremo al otro.

La llamada de tus colores nos ha detenido, nos ha puesto frente a una puerta que parece abrir el infinito, tan solo por unos instantes. Alguno, ajeno al acontecimiento, que observara la escena podría contemplar un mundo frenético, que de repente se ha detenido, que ha dejado en suspenso sus prisas, que ha girado su dirección para poder mirarte, para bañarse de tu diversidad, de tu mezcla. Un poco viniste a romper la uniformidad, los horarios, las fronteras. Dejaste atrás los rigores de realidad estadística que ahora nos asedian, para citarnos con lo que somos capaces de alcanzar a poco que nos empeñemos en realizar aquello que soñamos y que está más allá, atravesando tu cerco, dando un paso que apueste por nuestra capacidad de imaginar.

Seguro que esta tarde han ocurrido cosas muy nuevas. A veces almacenamos en la conciencia el convencimiento de conseguir explicar todo lo que nos pasa y conocer de alguna manera hacia donde caminan las cosas que ocurren. Pero la vida es caprichosa y sigue una dirección, dejándose caer por cursos muy cambiantes, que no se ajustan a ningún dogma. Sin embargo es una suerte ser capaz de pararse para contemplar la belleza y la diversidad que muestras, también lo fugaz de tu presencia, lo efímero de tu materialidad óptica, porque te dejas alcanzar cuando tomamos el tiempo como señuelo de libertad, la que derramas a raudales cuando te dejas ver.

Lo nuevo se abre en tu arco de color, cada uno se hace preponderante, se mezcla y da paso al siguiente, en un ciclo abierto, que invita a reconocer, de manera instantánea, pasado, presente y futuro como una sucesión que nos hace reconocer caminos, que nos asegura que seguimos aquí, que nos construye por dentro. Deseo que no nos hayamos quedado en el umbral de tu puerta esta tarde, porque eso provocará que se abran nuevas puertas.

Hasta la próxima.

Publicado en Sin categoría | 4 comentarios

Nubosidad variable

 
Hoy discurren frentes de nubes desde el Norte.
Regresó el frío, como si quisiera despedirse,
hasta pronto, nos vemos.
Nos lo habían anunciado los sabios 
que cada día miran atentamente
los cielos codificados.
 
 
Déjame alcanzar la orilla
donde habitas,
amante escurridiza.
 
Tomaremos café
sin preocupaciones
mientra charlamos
de lo que no interesa.
Tus palabras me dejan
un sabor a entraña,
tiñen la memoria de luz
como ráfagas nocturnas
del faro a su paso.
 
Siéntate junto a mí
en esta estación abandonada
para dibujar los trenes
que ya no circulan
y que me fueron dejando
en uno y otro lugar.
 
Camina un rato a mi lado
narrándome el presente,
ese que escribí en un diario
y que ahora no se parece
al del recuerdo interpretado.
 
Aún nos quedan confidencias
que saborear como nectar
destilado de la felicidad;
ésa que nos regalas
después de cada palabra contigo,
escurridiza soledad.
 
 
 
 
 
 
 
 
Publicado en Poesia | 5 comentarios

De mapas y rápidos

 
Parece que nada ha cambiado.
Pero el río trae agua distinta
aunque su murmullo es idéntico
aconteciendo de uno a otro lado.
Me quedo junto a la orilla
pero ya no será la misma,
Te sigo curso abajo
para ver nuevos parajes,
relatos del más arriba
mas cercano lo lejano.
No somos los mismos, ninguno,
por eso se tallan los cantos,
pura resistencia a lo que viene
establecerse en lo conocido
para ser puerta abierta
que salta a lo desconocido.
Me hablaste un día de un río,
de los rápidos y los mapas;
seguir navegando.
Quería no perder
quiero reconocer
querré.
Puede que seamos el agua
que no se ciñe,
para alcanzar el mar.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Publicado en Poesia | 3 comentarios

El hormiguero

Deseo "escribir una entrada de blog", es mi respuesta a la invitación de la página que sale al abrir el resumen del space que tengo como usuario, ahí se van desgranando las palabras que todos vosotros vais proponiendo cada día, como sorprendentes susurros. Por ello abro este link, "escribir una entrada de blog", para que siga aportando aire fresco al discurrir diario de las cosas, las que de cuando en cuando se contaminan por los avatares de la vida; para gozar del descanso que produce vivir un intercambio que sirve de referencia como las estrellas que puedo ver en la noche; para escuchar el rumor de las olas que llegan a mi orilla y empapan mis pies magullados por la aridez del camino.
Sí, es una propuesta insolente, cada vez que abro el space  "venga atrévete"; un día abriste El hormiguero, para ir más allá del silencio.

Publicado en De la vida tal como se da | 4 comentarios

Un bonito regalo

Me vais a permitir que esta tarde hable de mi hija, de Edelweiss. De nuestra hija, de Isabel y Jesús. Porque hoy nos ha hecho sentir un orgullo muy especial presentando su trabajo de Tesina,  una etapa más de su formación de Doctorado. Las palabras de halago que le hicieron fueron dulces caricias para estos padres que sin manual de instrucciones hemos ido echando una mano para ir destapando todo el tesoro que lleva dentro. Para mí es una gozada que en lo académico la hayan piropeado, pero es mucho más importante el sentir como se abre paso una personalidad libre y madura.
Decía uno de los profesores que por allí pululaba que la egiptología no es una disciplina académica, sino una enfermedad. Muchos hoy no le dan importancia al estudio del pasado, al origen de las cosas, todo eso tiene en su criterio poca aplicación práctica. Es posible que el traje de nuestras vidas se vea encogido, desde que se van imponiendo tales pensamientos. Sentían los antiguos orientales, esos que abrieron paso a la sociedad más tecnológica, que cuando pronunciaban las palabras del pasado, tal y como se habían dicho, volvía a hacerse presente toda la riqueza y la magia, del mundo que las contenía.
Escucharte hablar el egipcio medio ha sido emocionante.Gracias Edel por tan bonito regalo. En realidad me siento orgulloso de tenerte como amiga. Felicidades.
Papi.
Publicado en De la vida tal como se da | 6 comentarios

Tal y como éramos

En 1973 cumplí los 15 años,
fue en aquel tiempo que hacía 5º de bachiller,
cuando mi padre desapareció de casa por unos días.
Ese año el Atleti ganó la Liga de fútbol.
Era buen estudiante, todavía un muchacho inocente.

 

En aquel año Sidney Pollack realizó "Tal y como éramos". Quería hacer su aportación a la historia del macarthismo y la caza de brujas que vivió Estados Unidos en los años de la Guerra Fría. Sin embargo le salió mas bien una maravillosa historia de amor, iba a decir que imposible, pero me parece que en este aspecto, se vive lo que hay y es inevitable, a pesar de los obstáculos materiales o circunstanciales. Barbara Streisand y Robert Redford dan vida a dos personajes que pertenecen a mundos distantes, como en algún momento representa la película, de aceras opuestas, que se enamoran.

Los acontecimientos políticos que pone de relieve la película, quedan simplemente enunciados, pues el peso de la historia se deja caer sobre la pareja, su atracción y la manera en que cada uno entiende la vida.

Es al final cuando se vuelven a encontrar, entonces el personaje de Redford, Hubble, le dice a ella que se ha vuelto a dejar el pelo rizado como lo tenía en su etapa de la universidad, ella le contesta que "así lo llevo cuando puedo ser yo misma". Ambos tienen una cordial conversación sobre su momento actual, pronuncian palabras, pero las miradas y los gestos (abrazo incluido) dejan correr el cariño que todavía se tienen. Cada uno siguió en su sitio. (Ver escena). Ella sigue siendo una luchadora idealista, llena de tesón y valores, pero a la que tan solo faltó capacidad para poder aplicar sentido del humor sobre sus puntos de vista, entonces como le dijo Hubble, "te los habrías metido a todos en el bolsillo". El sin embargo no fue capaz de desarrollar sus capacidades literarias, que Katie apreciaba y estimulaba. Posiblemente como ella le dice, "para tí es demasiado fácil".

La coletilla de la historia, Tal y como eramos, seguimos siendo.

Publicado en Cine | 3 comentarios