Nubosidad variable

 
Hoy discurren frentes de nubes desde el Norte.
Regresó el frío, como si quisiera despedirse,
hasta pronto, nos vemos.
Nos lo habían anunciado los sabios 
que cada día miran atentamente
los cielos codificados.
 
 
Déjame alcanzar la orilla
donde habitas,
amante escurridiza.
 
Tomaremos café
sin preocupaciones
mientra charlamos
de lo que no interesa.
Tus palabras me dejan
un sabor a entraña,
tiñen la memoria de luz
como ráfagas nocturnas
del faro a su paso.
 
Siéntate junto a mí
en esta estación abandonada
para dibujar los trenes
que ya no circulan
y que me fueron dejando
en uno y otro lugar.
 
Camina un rato a mi lado
narrándome el presente,
ese que escribí en un diario
y que ahora no se parece
al del recuerdo interpretado.
 
Aún nos quedan confidencias
que saborear como nectar
destilado de la felicidad;
ésa que nos regalas
después de cada palabra contigo,
escurridiza soledad.
 
 
 
 
 
 
 
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesia. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Nubosidad variable

  1. Teresa dijo:

    … y para confidencias en estaciones de un mañana, allá donde las AVES inician el trayecto …y volverán sus nidos a colgar…,llámame a mí:)

  2. Aire dijo:

    Hola, ola de mar.A menudo lo que recordamos cambia su carácter según desde la orilla en la que nos sentamos a rememorar. Eres rico en caminos por recorrer, en orillas que visitar. De cada una nos traerás, si lo deseas, nuevas sensaciones y aprendizajes,grandes poemas que nos ayudarán a echarte de menos, un poco menos. O al menos así me gustaría.Te he dicho que te echo mucho, pero que mucho de menos?Un abrazo muy fuerte , Jesús.Aire

  3. Yolanda dijo:

    Probablemente la soledad es el único lugar donde puedes encontrarte a tí mismo. Si consigues, además, que esa soledad sea escurridiza podrás encontrar a otras personas… como las que vienen a verte por aquí asiduamente.Una vez me dijiste que siempre andaba haciendo mapa… Jesús, los trenes nunca se desdibujan, siempre hay uno al que subirse y uno del que te bajen o del que te bajes, lo difícil es acertar con el billete, con la estación de destino, pero supongo que así funciona la vida: viajes, bajadas, subidas, soledad, compañía… y en tu caso poesías que jamás dejan de sorprender.El tiempo meteorológico también es una caja de sorpresas y eso, en el fondo, es un lindo viaje.Besos.

  4. Aire dijo:

    Hola…Qué tal éstas Jesús…Ultimamente tengo a todo el mundo abandonado..ya me vale…ays.¿ SAbes que ya estrené el mar? Al menos tres veces..y hoy no porque hay mucho perezoso….MM, igual puedo verte, si estás libre el dia 18 , ¿ sipo?ItosAire

  5. Alborada dijo:

    Qué hermoso poema… entrañable… a la soledad… a la vida vivida desde la conciencia de cada instante… saboreado en soledad…un abrazo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s