A todos los retenidos, a todos los detenidos, a los expulsados, a los que siguen caminando, a los que mueren por ello.

 

Frente a la nacionalidad y la Nación, se yergue la frontera como un “no lugar” donde se estrellan hombres y pueblos . . .

Jorge Trías Sagnier, escritor

 

 

Los “no-lugares” que ha diseñado la modernidad se convertían en auténticos pozos negros devoradores de la identidad. Ya no eran meros espacios del anonimato sino espacios de la desintegración.

 

Fernando Oliván

 –El extranjero y su sombra. Madrid 1998

                                  

 

La frontera es aquel lugar que pone límites, para distinguir lo que pertenece a cada uno. El instinto que impulsa a marcar el territorio, desde la necesidad más primaria de supervivencia y conservación.

No pretendo entrar en antropologías ortodoxas y científicas, pienso que las fronteras son la desembocadura inevitable de un lento proceso de sedentarización del hombre, seducido por los encantamientos de la posesión, y el goce, permanente y continuado, de las cosas que la naturaleza y la tierra le ofrecen a su paso. Es un proceso en el que trata de borrar todos los vestigios genéticos que nos quedan de nuestro originario “ser nómada”.

Cuenta una leyenda sobre estos orígenes que existía un paraíso terrenal, en el que había de todo. Todo había sido dado para el goce y el disfrute, para la contemplación estática. Parece que algo no funcionaba bien en aquel “lugar soñado”. Ese paraíso tenía unos límites fronterizos, que posiblemente trataban de salvaguardar tanta perfección, más puede que ocurriera, que los felices moradores, hombres y mujeres, no fueran tan amantes de la estética de la perfección, sino de que aquello que está por hacer, del camino que hay que recorrer. Así un impulso de curiosidad malévola, les llevó a querer ir a otro sitio desconocido, diferente. Fueron entonces castigados por su atrevimiento con la expulsión y tuvieron que salir del allí, para buscarse la vida y el alimento, en definitiva para encontrar un nuevo lugar.

La historia parece contarse como si de una represalia se tratara, pero si uno la repasa con detenimiento, puede apreciar en su contenido, una cierta invitación a seguir con autenticidad aquello que de verdad nos mueve por dentro para hallar una felicidad mas certera y no la prefabricada en un molde. Cruzar fronteras desde entonces se convirtió en un ejercicio saludable y necesario.

La finalidad de la frontera es separar; hasta aquí hay, esto; y a partir de aquí hay, aquello. Sin embargo la paradoja ha hecho que la frontera no sea un lugar de delimitación inequívoco. En general, en ellas se pone de manifiesto, con mucha frecuencia, las convivencias y mezclas inevitables de los territorios que pretende separar. Es un espacio de comunicación y de intercambio que posee una riqueza atractiva y al tiempo inquietante, ese lugar donde todo el mundo se mira, donde todos dejan un poco de lado su pertenencia para penetrar lo ajeno, buscando también el beneficio propio.

La frontera que hoy conocemos es profundo drama. Aquel que resignadamente vamos encajando en una conciencia que trata de amoldar, por un lado, los principios racionales por la conservación de lo que hemos alcanzado y, por otro, aquella dinámica transformadora de esa vida que no se detiene y que busca de manera inevitable, nuevos lugares, nuevas fórmulas. Es un juego dramático entre la vida y la muerte.

En esta playa inmensa ahora, siento el mar que me llama, mientras el viento azota con fuerza mi rostro y puedo ver tantos caminos que no se detienen, que no se detendrán, que seguirán otros que vengan, porque también desean cruzar la frontera.

Escucho el mar, escucho el viento, los ojos se llenan de lágrimas por todo lo que se pierde. . . .

En Arquis, camino de Nouadibou (Mauritania)
 miércoles 13 de junio al atardecer. 
 
 
 
 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Procesos de liberación. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a A todos los retenidos, a todos los detenidos, a los expulsados, a los que siguen caminando, a los que mueren por ello.

  1. Teresa dijo:

    Porque el pretendido paraíso no se encuentra dentro de sus límites, sino fuera de ellos y hay que salir a su encuentro. Es una una gran pérdida la de tantas vidas en el intento y tantos (obligados) viajes de vuelta tras tan penosa ida.
     
    (No tengo pies… espero que vuelvan a tomar forma, como los brazos de las estrellas de mar cercenados, a partir de los dos muñones llenos de ampollas que me han quedado) 🙂

  2. Jesús dijo:

     Tesa, . . . algo me imaginaba, pero volverán a tomar forma, sin duda, espero que sin demasiados rigores.

  3. Magali dijo:

    Bien hallado!. Acalorada pero fresca como una rosa. Bueno algunas agujeras en los gemelos… otra vez me entrenaré antes, jeje.
     
    Y los ojos se llenan de lágrimas por todo lo que se pierde. En la peli "Deja vu" dicen: No importa lo que te aferres a lo que tienes, siempre acabas perdiendolo.  Sabes, no me quiero comparar con esos a quien te refieres, pero a veces me siento tambien estoy en un "no-lugar". Solo oir por los altavoces: próxima estación: Barcelona-Sants… ya se me encogió el estómago.
     
    Los que se quedan en el camino no podrán ya leer este escruto, desgraciadamente.
     
    Un beso. 

  4. Monica dijo:

    Muy buena música, Jesus, muy buena… gracias.
    Felíz semana, Mónica.

  5. Aire dijo:

     Hola Jesús…..Echo de menos las charlas. Que distintos somos y que mágico es el tiempo. Vos habláis del drama y yo prefiero hablar de la magia…..Ya ves que cosas, igual es que sólo en esos pensamientos puedo tener algo de felicidad, en esos sentimientos…Pero hablemos de realidad pues…, las fronteras hace que un pueblo se identifique entre sí y surja la cultura y la variedad, cierto sentimiento de identificación, supongo…Y son un drama , pero no por las fronteras en sí, si no igua, por quién las guarda, por las leyes, por la economía…
    Y como te comentaba son inevitables, claro. Vos y yo nos enfadaríamos si alguien ocupara nuestra casa, nuestras cosas, se apoderara hasta de nuestro mando. ¿ No has oido a nadie discutir sobre el lado de la cam que necesita para dormir? como para hablar de eliminar fronteras que empiezan en nosotros y son eternas , infinitas…Tan malos somos…?
    Yo prefiero mi magia, si? El mundo es demasiado para mi, me duele mucho…Como a vos, claro, o más o quizá no tanto porque no miro tanto….
    Os dejo, llego tarde…Un beso
    Aire

  6. Maria Chucena dijo:

    Vamos volviendo poquito a poco a la rutinilla diaria. Yo tb al igual que Gloria…me siento en un "no lugar". Quizás seria hora de cruzar fronteras (físicas o imaginarias)
    Te regalo un marido….¿lo quieres? Te preguntarás…¿y que hago yo con un marido que no me pertenece? Pues muy fácil!!! Quitárselo a una amiguita de encima. No cuela ¿verdad? En fin…seguiré intentándolo de plog en plog. Con suerte encuentro una incaut@.
    Besitos tremendos vecino. Gracias por este finde tan genial

  7. carlos dijo:

    Querido amigo: Nada de disculpas, siempre es agradable aprender algo nuevo y con tu explicación me has enseñado algo que si para ti es tan importante sin duda tiene que ser muy interesante. Sabes cuando leía tu explicación sobre la teoría de la deconstrucción, a mí, en mi ignorancia me venia a la cabeza la imagen de mi sobrino nieto, de cuya compañía tuve la suerte de disfrutar este fin de semana, creo que dicha teoría la practican todos los niños desde el momento en el que cogen un juguete en sus manos y lo primero que hacen es desarmarlo para ver sus tripas, llegar al núcleo del objeto y, por que no, llegar a comprender como se ha hecho y por que funciona…
    Bueno amigo mío, intentaré buscar "Política de la amistad" seguro que merecerá la pena leerlo.
    Ya estoy enterado de lo bien que trataste a chicas, lo buen cicerón que fuiste y lo mucho de disfrutaron de tu compañía, la próxima vez espero poder acompañaros.
    Yo estoy bien, hoy tengo consulta con el oncólogo, ya veré que me cuenta…
    Un abrazo y se feliz.
     

  8. aitor dijo:

     
     
    Vine aquí porque leí esta entrada y está en relación directa con una canción que dejé en mi espacio, no por casualidad. También asociaba la pérdida a cierta melancolía. Por ejemplo, me gusta leer a Cheshire, quien dice que al drama opone hablar de la magia. Con ambos he construido la reflexión sobre la canción de las simples cosas, que interpreta Mercedes Sosa magistralmente, pero que debe ser de otra autora.
     
    No digo más.
     
    Y en cuanto a las fronteras, empiezan con el derecho de la propiedad. Empezamos poniendo las nuestras: nuestro espacio vital, el riesgo de que suframos quebranto o usurpación. Nuestras cosas. Nuestra independencia. Nuestro criterio. Ponemos linde y mojones a casi todo.
     
    Solo es una interpretación.
     
    por cierto, la canción de Camel es cojonuda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s